Seleccionar página

El término jurídico persona es uno de los más importantes y más utilizados en el mundo del derecho. Los operadores jurídicos lo utilizan diariamente, por ello es importante aclarar a qué nos referimos con este término.

Concepto.

Actualmente el concepto de persona  es un término con el cual los operadores jurídicos refieren a

“…una entidad dotada de existencia jurídica, susceptible o capaz de ser titular de derechos subjetivos, facultades, obligaciones y responsabilidades jurídicas.”

Origen etimológico.

Tomando en consideración algunas fuentes romanas se ha considerado que la locución latina de “persona” deriva de personare, que significa resonar, reverberar, de per: intensidad y sonare: hacer ruido, sonar.

El significado originario de “persona” entre los latinos fue el de “mascara”. “Persona” hacía alusión a la careta que cubría el rostro del actor cuando recitaba en una escena. El propósito de la máscara era hacer la voz del actor vibrante y sonora.

Poco después el término pasó a designar al propio actor enmascarado: al personaje. Así persona significaba dos cosas:

  1. El personaje  que es llevado a escena.
  2. El actor que lo caracteriza.

El segundo significado relaciona en cierta forma dos términos: persona y homo. No obstante, hay una diferencia entre estos términos en tanto que persona es un homo actuando. La persona puede significar homo, pero teniendo en cuenta el papel, la calidad, posición que ocupa. En este sentido, la asociación parece natural porque sólo los humanos protagonizan a alguien o algo en escena.

El significado dramático penetro en la vida social. Metafóricamente refiere a todas las “partes” (dramáticas) que el hombre hace en la “escena” de la vida.

De esa forma, así como el actor en el drama representa la parte de alguno, los individuos representan alguna función en la vida social. Así, “persona” significa posición, función o papel.

La persona funge como algo, hace las veces de alguien, protagoniza un papel, una parte, en suma: personifica un papel social.

Las cualidades de una persona son cualidades morales, esto es, no son propiedades empíricamente verificables. Persona implica status, posición, función, cualidad.

Persona iuris.

El término es utilizado por los operadores jurídicos (jueces, abogados, etc.) para referir función, carácter o cualidad.

Los actos jurídicos (las partes, los papeles) en el escenario jurídico son hechos por personas. La persona iuris protagoniza o representa un específico papel: lleva a cabo un factum personae.

El conjunto de derechos y facultades de un individuo constituía su status. Así, el término comienza a significar más que personaje o actor alguien capaz de actuar.

Ser persona es una cualidad o atributo jurídico: poder celebrar actos jurídicos. Pero no todas son personas legitimadas, esto es, idóneas para realizar un acto jurídico específico.

Decimos que es legitimada aquella tiene la capacidad para hacer cierto papel, es decir, designa a la persona jurídica especialmente calificada para un acto específico.

Vemos ahora los cambios, el término persona de hacer alusión al “personaje” para a designar al “actor”, aunque este no actué por el momento. Pero persona seguirá designando la posición, cualidad, capacidad de tomar parte en los actos jurídico.

La capacidad para celebrar actos jurídicos es un elemento esencial de la persona jurídica, la capacidad es el atributo por excelencia. Quien goza de capacidad recibe el nombre de persona.

Persona y hombre.

Primero que nada debemos señalar que persona no significa hombre o humano. Persona es el hombre cuando actúa o hace su parte, su papel. Puede aludir a un hombre pero teniendo en cuenta su cualidad o función. Existe cierta relación entre persona y hombre, no obstante, “persona” siempre presupone un “papel”, una “parte” (dramática), un “personaje”, un “actor”.

Persona y capacidad.

Primeramente hay que señalar que existen personas singulares y otras más complejas, esto es, un grupo de individuos que el derecho considera como una sola entidad para actuar en la vida jurídica.

La persona colectiva se diferencia de la singular por ser compuesta de varios individuos actuando como uno. Normalmente la colectiva refiere individuos pero también puede considerar seres inanimados.

Dentro del derecho encontramos personas físicas y morales. Con el término “físicas” el derecho hace una unificación, esto es, todos los actos jurídicos que sean referidos a un solo individuo forman una persona física. La persona física no es sino un conjunto de actos humanos.

El término “moral” es otra unificación de actos realizado por el derecho, es decir, todos los actos jurídicos que sean referidos a varios individuos forman una persona moral.

Dentro de la dogmática jurídica se considera la capacidad como atributo de persona jurídica. La capacidad jurídica es la aptitud de tener derechos o facultades o de ser sujeto de obligaciones y responsabilidades.

Bibliografía.

Para realizar esta nota consultamos los siguientes libros:

“Elementos para una teoría general del derecho” de Rolando Tamayo y Salmoran.

“Teoría de las personas jurídicas” de Francesco Ferrara

“Conceptos jurídicos fundamentales” de W. N. Hohfeld.

¿Te interesan estos temas? Te invitamos a comentarnos.

 

Publicaciones relacionadas

¡Te invitamos a comentar!