Seleccionar página

Identifica Las Falacias De Tu Contraparte Y Vence Sus Argumentos En Juicio

“De manera general se denomina falacia a un error del razonamiento, esto es, son proceso de razonamientos viciados de los cuales se obtienen conclusiones falsas o inválidas.”

25

AGOSTO, 2016

Lógica
Argumentación
Falacias

¡Únete a nosotros!

[et_social_follow icon_style="slide" icon_shape="rectangle" icons_location="top" col_number="auto" outer_color="light" network_names="true"]

Una de las cualidades más importantes con la que deben contar los abogados y las abogadas en la actualidad es el dominio de la argumentación. 

Para lograr este dominio es necesario tener un importante conocimiento de los aspectos fundamentales de la lógica, como es la identificación de falacias en los argumentos.

Como abogados o abogadas, tener la capacidad de identificar las falacias es muy importante debido a que permite conocer la verdad y evita la posibilidad de ser engañados por razonamientos erróneos en los argumentos de la contraparte o ante su habilidad teórica. Pero lo más importante es que nos proporcionará los conocimientos para vencer sus argumentos.

Pero ¿qué es una falacia? De manera general se denomina falacia a un error del razonamiento, esto es, son proceso de razonamientos viciados de los cuales se obtienen conclusiones falsas o inválidas.

Te podría interesar: ¿Lo que no está prohibido está permitido?

A continuación presentamos algunas falacias que pueden aparecer dentro de la argumentación cotidiana en la teoría y práctica del Derecho. El conocimiento de cada tipo de falacia permitirá identificarlas dentro de los argumentos de otras personas y tener los elementos para combatirlas.

Argumento por la ignorancia (ad ignorantiam)

Este error de razonamiento se comete cuando se argumenta que una proposición es verdadera sobre la base de que no se ha probado su falsedad, o, a la inversa, de que es falsa porque no se ha probado su verdad.

Argumento de apelación inapropiada a la autoridad (ad verecundiam)

La falacia ocurre cuando se hace una apelación a personas que no tienen credenciales legítimas de autoridad en la materia de discusión. En este caso, en una discusión sobre derecho, una apelación a las opiniones de Picasso sería falaz.

Pregunta compleja

Una de las falacias más comunes. Consiste en formular una pregunta de tal forma que se presupone la verdad de alguna conclusión implícita en esa pregunta; es probable que la pregunta misma sea retórica y no busque genuinamente una respuesta.

Abogado: Los datos parecen indicar que sus ventas se incrementaron como resultado de la publicidad tendenciosa. ¿No es así?

Testigo: ¡No!

Abogado: Pero usted admite, entonces, que su publicidad es tendenciosa. ¿Cuánto tiempo ha estado incurriendo en ese tipo de prácticas?

“La lógica es la técnica por la que añadimos convicción a la verdad”

Jean de la Bruyere

Argumentos contra el hombre (ad hominem)

Nombra un ataque falaz dirigido no contra la conclusión que uno desea negar, sino contra la persona que la afirma o defiende. Existen dos variantes: Ad hominem abusivo y Ad hominem circunstancial

Ad hominem abusivo

Las premisas abusivas son irrelevantes (menosprecio el carácter de los interlocutores, negar su inteligencia o racionalidad, cuestionar su integridad, entre otras) pero generalmente logran persuadir a través del proceso psicológico de transferencia. Sostener que las propuestas son falsas porque las proponen las personas de color, los radicales, los pobres o los ricos es un ejemplo claro de esta falacia.

Ad hominem circunstancial

En esta variante de la falacia ad hominem se basa en la relación que existe entre las creencias que de defienden y las circunstancias de sus defensores. Una persona debe aceptar o rechazar una conclusión debido a su empleo, nacionalidad o cualesquiera otras circunstancias. El argumento va dirigido no a la verdad de la proposición discutida sino a presionar la aceptación de ella por parte de algún individuo debido a las peculiares circunstancias de este último.

Podría señalarse como ejemplos que un religioso deberá aceptar una proposición porque la negación sería incompatible con sus creencias, o, un político debería aceptar una determinada política debido a que su negación sería contraría a la plataforma de su partido.

Causa falsa

La variedad más común de esta falacia es el error de concluir que un evento es causado por otro simplemente porque le sigue al primero, es decir, se considera la mera sucesión temporal para establecer una conexión causal, lo cual es engañoso.

Petición de principio

Esta falacia consiste en suponer la verdad de lo que uno quiere probar. Su formulación con frecuencia obscurece el hecho de que en una de las premisas se encuentra de manera implícita la conclusión. Un claro ejemplo es decir: “lo que digo es verdad porque es verídico”.

Apelación a la emoción (ad populum) y la piedad (ad misericordiam)

El argumento ad populum o apelación a la emoción consiste en reemplazar la tarea de presentar evidencia y argumentos racionales por lenguaje expresivo y otros recursos para provocar entusiasmo, ira u odio.

La falacia ad misericordiam o apelación la piedad, se puede ver como un caso especial de la apelación a la emoción, en la cual el altruismo y la piedad de la audiencia son las emociones especiales a las que se apela.

Estas son algunas de las falacias que pueden encontrarse en la teoría y práctica del Derecho, aunque existen otras más. Pueden consultar más de ellas en la fuente principal utilizada para esta nota, el texto “Introducción a la lógica” de Irving M. Copi.

¿Qué otra falacia agregarías? Te invitamos a comentarnos.

Publicaciones relacionadas

¡Te invitamos a comentar!