Seleccionar página

Los Errores Ortográficos Más Frecuentes En Los Escritos Legales

Dentro del vocabulario jurídico encontramos algunas palabras que son objeto constante de errores ortográficos por parte de abogados y operadores jurídicos. En esta ocasión presentamos cinco de ellas.

06

FEBRERO, 2017

Estilo jurídico
Escritos legales
Errores ortográficos

¡Únete a nosotros!

La escritura es una herramienta esencial en el desarrollo de la actividad del abogado, pero también una parte importante de su presentación.

Una de las principales actividades de los abogados es la redacción de escritos. Las letras son compañeras inseparables de los abogados en el ejercicio de su profesión, de ahí que su conocimiento y dominio sea esencial para lograr una práctica efectiva.

La relación entre las letras y los abogados en algún momento se vinculó tanto que los abogados, además de ser conocidos como juristas, eran identificados bajo la denominación de “letrados, pues se consideraban personas versadas en las letras.

Ante la importancia de la redacción en el desarrollo de nuestras actividades, deberían cuidarse muchos factores al llevarla a cabo, entre ellos se encuentra la ortografía. Desafortunadamente, en nuestra práctica diaria notamos en escritos legales algunas faltas de ortografía constantes.

Por ello, a continuación presentaremos los errores ortográficos más comunes en los escritos legales en cuanto al vocabulario jurídico se refiere. No consideraremos los errores cometidos al escribir en el lenguaje natural.

Dentro del vocabulario jurídico encontramos algunas palabras que son las que con mayor frecuencia son equivocadamente escritas por los operadores jurídicos.

Motu proprio

Los latinismos siempre dan elegancia a un escrito legal, siempre y cuando se escriban correctamente. Uno de los latinismos en los que más comúnmente encontramos errores en la pronunciación y forma de escribirse es “motu proprio”, que significa “por movimiento propio” y, por extensión, voluntariamente.

El error ortográfico radica en que en ocasiones se escribe o pronuncia como “motu propio” o “de/por motu propio”, es decir, se omite la segunda “r” Además, en ocasiones se agregan antes del latinismo las palabras “de” o “por”, lo cual también es incorrecto debido a que el latinismo en su traducción ya implica la palabra “por”.

“Tienes que amar la lectura para poder ser un buen escritor, porque escribir no empieza contigo.”

Carlos Fuentes

Prorrata

El término proviene de la expresión latina “pro rata parte”, que significa  “de acuerdo a la parte calculada”. El prefijo “pro” se traduce como “hacia delante o de acuerdo”. Por otro lado “rata” deriva del término “reor” que significa “calculada”.

Con prorrata nos referimos a la parte proporcional que le corresponde a alguien cuando se realiza el reparto del algo en proporciones relativas, sujetas a ciertos cálculos o reglas proporcionales.

El error más común al momento de escribir e, incluso, de pronunciar es la omisión de la doble “r” después de la letra “o”, quedando como “prorata”.

In flagranti

Otra locución latina con frecuencia escrita y pronunciada incorrectamente es “in flagranti”. Proviene de la expresión latina “in flagranti delicto/crimine”, que a su vez proviene de la raíz latina “flagrans-flagrantis” que es el participio del verbo “flagrare” que se traduce como “arder”, “quemar” o “estar todavía”.

En español el término refiere “que se está ejecutando actualmente”. El término “in flagrante” o flagrancia se utiliza para señalar el momento mismo en que se está cometiendo un delito.

No obstante, en muchas ocasiones escuchamos en la radio, la televisión, los periódicos o en el ámbito legal la expresión “in fraganti”, que en realidad es una deformación de la expresión “in flagranti”.

Exhorto

Eduardo J. Couture en su Vocabulario jurídico señala que el exhorto es una “Comunicación escrita que un juez dirige a otro de igual o superior jerarquía, o a un juez extranjero, requiriéndole la colaboración necesaria para el cumplimiento de una diligencia del proceso que debe realizarse fuera del lugar del juicio”.

No son pocas las ocasiones que en los escrito legales encontremos la palabra exhorto escrita sin la h.

Cónyuge

Quizá una de las palabras que con mayor frecuencia encontramos con falta de ortografía o incorrecta pronunciación. El término proviene etimológicamente de la raíz latina “coniux-coniugis”  y se pronuncia “kónyuje”.

La explicación de este error ortográfico y de pronunciación se debe a la asimilación que se hace de pronunciación de la letra “g” en los términos conyugal y yugo, que tienen la misma raíz.

Publicaciones relacionadas

¡Te invitamos a comentar!