Seleccionar página

Pensar en hacer nuestro testamento puede causar incomodidades y bastantes dudas ya que a menudo se relaciona con invocar a la muerte. Sin embargo es también de gran preocupación dejar a nuestros seres queridos seguros el día que ya no nos encontremos con ellos, por ello y por algunas otras ventajas que explicaremos más adelante es conveniente hacer un testamento.

Lo primero a aclarar es que mediante el testamento una persona manifiesta su voluntad sobre lo que quiere que ocurra con su patrimonio una vez que ya no se encuentre con vida. Es importante mencionar que esa disposición sólo se llevará a cabo cuando fallezca, no antes.

¿Cómo hacerlo?

Existen diversos tipos de testamento, las diferencias entre ellos radican en la forma en que se llevan a cabo. Es importante destacar que dependiendo de la entidad federativa en la que te encuentres unos u otros se encuentran vigentes, por ejemplo; en la Ciudad de México la única forma vigente para otorgarlo es mediante testamento público abierto.

El testamento público abierto se realiza ante un notario público y, preferentemente, con dos testigos. Los testigos no deben ser familiares de la persona que quiere hacer su testamento, ya que podría intuirse que su presencia en el momento de expresar ante el notario a quien desea heredar sus bienes podría ejercer alguna influencia en la persona que hará el testamento.

Reiteramos que es sólo el notario público ante quien puede hacer su testamento. Es erróneo que cualquier abogado pueda hacer su testamento y más aún ofrecer servicios notariales, lo que si pueden hacer es brindarle asesoría de las funciones del notario y explicarle los requisitos que se llevarán ante él. Lo recomendable es acudir directamente con el notario de su elección y realizar su testamento.

Si no tiene algún notario de su confianza puede acercarse al Colegio Nacional del Notariado Mexicano para pedir mayor información: 01 (55) 5514- 6058, 5525-6452, 5525-6415 y 5525-6254.

Costo del testamento

Se puede pensar que el testamento es caro, pero no es así. Su costo varía entre las entidades federativas entre los $800.00 y los $3,000.00. A fin de hacerlo accesible a cualquier persona en Septiembre se realiza una jornada notarial en la cual se ofrece un 50% de descuento del costo del testamento. Durante ese mes el Colegio de Notarios ubica módulos de información en distintos sitios y pueden acudir a la cabecera de su delegación donde también los estarán orientando.

Datos necesarios para hacer el testamento

Realizar nuestro testamento no requiere muchos documentos, debemos llevar una credencial vigente con fotografía emitida por algún órgano del Estado (credencial para votar, pasaporte, cédula profesional, algunos notarios aceptan licencia de conducir). De manera específica el notario requerirá los siguientes datos:

  1. Nombre de quien desea hacer su testamento, como aparece en su acta de nacimiento y si normalmente omite algún nombre o en algún documento aparece con otro nombre es necesario que se lo diga al notario. De ser posible puede llevar su acta de nacimiento.
  2. Sus datos generales: lugar y fecha de nacimiento, nacionalidad, ocupación y estado civil.
  3. Nombres de sus padres y si se encuentran con vida o ya fallecieron.
  4. Nombre de su esposa/esposo o concubina/concubino, si es que lo tuvieren.
  5. Nombre de todos y cada uno de los hijos e hijas que procrearon.
  6. Si cuenta con alguna discapacidad para oír, ver, hablar o firmar.

¿A quién heredar?

Será totalmente decisión de quien quiere testar elegir a quien le dejará su patrimonio. Puede hacerlo por la totalidad de su patrimonio o de forma específica. Si es por la totalidad de sus bienes, derechos y obligaciones se le llama heredero, puede ser una persona o varias y puede la persona que hace el testamento designar en que porcentaje quiere que sean herederos, por ejemplo pueden ser tres personas a las que desea heredar y que sea por partes iguales, es decir, a cada una le correspondería el 33.33% de su patrimonio en el momento en que fallezca quien hace el testamento; otra forma podría ser que a uno lo herede por el 50%, mientras que a las otras dos personas los herede por el 25%.

Otra forma de designar a quien se quede con su patrimonio es de forma específica, sí usted desea que cierto bien en específico sea para alguien puede establecerlo así en el testamento designándolo como legatario. Por ejemplo designar como legatario de la casa ubicada en tal dirección a mi sobrina de nombre tal.

No es necesario que las personas a quienes usted decida heredar o legar su patrimonio sean de su familia, pueden ser ajenas a ella.

Al momento de hacer mi testamento

¿Puedo NO heredar a alguno de mis hijos o hijas?

Así es, si es su deseo que alguno de sus hijos o hijas no reciban parte de su patrimonio después que usted fallezca puede no designarlo como heredero o legatario siempre y cuando no sea menor de edad o tenga alguna discapacidad que le impida trabajar. Caso contrario ocurre cuando no se hace testamento, porque al no existir su voluntad manifiesta sobre quién reciba su patrimonio en el momento de su fallecimiento, la ley determina que todos sus hijos e hijas, cónyuge, padres y hasta parientes en cuarto grado puedan acceder a su patrimonio cuando usted ya no este.

¿Se puede enterar mi familia que hice testamento?

El informarle a su familia de la realización de su testamento depende de usted, es decir, mientras usted esté con vida a ellos no les llegará ninguna notificación sobre la realización de su testamento. El notario le entregará una copia de su testamento que no es necesario que se la enseñe a alguien o le mencione que existe, también es necesario mencionar que tampoco perjudica el que se pierda, rompa o le roben la copia del testamento que le dio el notario, porque en el archivo general de notarías se encuentra una copia idéntica de su testamento.

Al hacer testamento ¿pierdo mis bienes?

Es falso que con hacer testamento se pierdan los bienes o que estos pasen de forma inmediata a quien se designa como heredero. Si bien se está previniendo lo que pasará con nuestros bienes, eso sólo podrá llevarse a cabo cuando quien haga el testamento fallezca. Otra cosa que comúnmente se escucha es que se hereda en vida, eso también es falso porque el requisito principal es que la persona fallezca; puede una persona decidir transmitir a sus hijos sus propiedades en vida ¡sí! pero no bajo la figura de testamento o herencia, podría realizarse mediante una donación, compraventa o alguna otra traslativa de dominio.

Mientras que la persona que hizo el testamento no fallezca su patrimonio sigue siendo suyo y hasta el último momento puede hacer lo que desee con él (venderlo, donarlo, destruirlo, etc.).

¿Puedo hacer testamento si no tengo bienes?

Claro, cualquier persona con capacidad jurídica puede hacer testamento aun cuando no tenga bienes. El testamento prevé los bienes presentes y futuros, también se contemplan las deudas adquiridas en vida del testador y que no se extingan con su muerte.

¿Puedo cambiar mi testamento?

Sí, es posible cambiar las veces que desee la persona su testamento. El testamento es un acto revocable a voluntad de quien lo otorga, es decir, si una persona hace su testamento pero diez años después decide que, por múltiples circunstancias, es su deseo heredar a alguien diferente a quien había pensado puede hacerlo para hacer el cambio puede acudir ante el mismo notario que hizo el anterior o ante otro y eso no perjudica en absoluto el nuevo testamento. Cuando la persona fallezca será el último testamento realizado el válido.

Mientras no se revoque el testamento será válido no importa si se otorgó cinco o veinte años atrás.

Cuando fallezco ¿mis bienes pasan en automático a quien deseo?

No, se tiene que iniciar un juicio sucesorio ante un juez de lo familiar. Al iniciar el juicio sucesorio el juez solicitará al archivo general de notarías se le informe si la persona sobre la cual se inició el juicio otorgó testamento, en caso de haber hecho testamento se hará conforme a lo dispuesto en él.

Mientras no se realice el juicio sucesorio el propietario de los bienes sigue siendo la persona que falleció. Otro de los grandes problemas es dejar que se acumulen las sucesiones en nuestras familias, es decir, entre los hijos se ponen de acuerdo a quien le corresponde qué; cuando alguno quiere vender no tiene título de propiedad que lo respalde y necesariamente tendrán que hacer la sucesión para cambiar el título de propiedad.

Entre más juicios sucesorios se acumulen será más tardado y complicado el disponer de los bienes. Por ejemplo una señora fallece y sus tres hijos se reparten los bienes de su mamá, alguno de ellos fallece y sus hijos de éste quieren tener el título que los acredite como propietarios de lo que tenía en su posesión su padre, requerirán iniciar juicio no sólo por su padre sino también por su abuela para acceder al título de propiedad y tendrán que ver qué porcentaje les corresponde de todo el patrimonio.

¿El albacea tiene privilegios sobre la herencia?

El albacea tiene funciones sólo de administración no sobre a quién le corresponde la herencia. Mientras se lleva a cabo el cambio de titular, es decir, que quien falleció deje su lugar como propietario para quién designará como heredero, se requerirá que sus bienes reciban un cuidado para que no se deterioren o bien alguien los tome sin que le correspondan. El vigilar se dé cumplimiento a la voluntad del testador se llevará ante el juez de lo familiar, pero tiene que existir un responsable sobre el cuidado de todo el patrimonio, en lo que el patrimonio del testador llega a sus herederos y de eso se encarga el albacea.

¿Qué pasa con mis hijos si fallezco antes de que cumplan la mayoría de edad?

Por medio del testamento puede designar a un tutor para sus hijos o hijas menores de edad. El tutor deberá cuidar de sus hijos o hijas y en los casos que no se deja previsto en testamento quien será tutor de los menores, comúnmente, se pelean entre los familiares por quien tendrá el cuidado y atención hacia ellos y eso puede originarles a los infantes daños emocionales adicionales a la perdida de sus padres.

¿Puedo rechazar una herencia?

Sí, en caso que por cualquier decisión de una persona no sea su deseo aceptar una herencia puede realizarlo y a esa acción se le llama repudio. Debe ser expresada ante juez de lo familiar dentro de la sucesión y debe quedar constancia del repudio por escrito, es decir, no será válido que alguno de los otros herederos mencione que dentro de una pelea el otro decidió renunciar a su parte.

Finalmente, éstos fueron algunos de los puntos más relevantes sobre realizar el testamento. Hacer nuestro testamento no sólo es importante por manifestar nuestra voluntad, sino porque así les ahorraremos problemas a nuestros seres queridos volviendo más ágiles los trámites que tienen que realizar el día que no estemos físicamente con ellos.

En resumen, las ventajas que trae el realizar nuestro testamento son: 1) decidir el destino de nuestro patrimonio; 2) será sobre los bienes adquiridos, las donaciones que nos hicieron, la herencia de nuestros padres, así como también contemplará las deudas que adquirimos (si existen); 3) se puede establecer quién será tutor de nuestros hijos en caso que fallezcamos; 4) reduce los trámites a realizar por nuestros seres queridos cuando fallezcamos; 5) podemos designar a alguien para que vigile que se repartan los bienes conforme a nuestra última voluntad; y 6) puede elegir a quien heredar y a quien no.

Publicaciones relacionadas

¡Te invitamos a comentar!