Seleccionar página

¿Cómo Citar Jurisprudencia En Un Escrito Legal?

“Citar adecuadamente la jurisprudencia, además de mostrar un buen estilo jurídico y formalidad en el escrito, hace más amigable la lectura para quienes abordan el texto y despierta mayor interés.” 

7

DICIEMBRE, 2016

Jurisprudencia
Interpretación
Estilo jurídico

¡Hey! Danos LIKE y sigue todas nuestras publicaciones.

Actualmente la jurisprudencia constituye una de las principales fuentes del derecho. Su uso dentro de los escritos jurídicos es de gran relevancia para lograr una adecuada interpretación de la constitución, las leyes y los artículos.

La importancia de la jurisprudencia radica en las funciones que le son reconocidas dentro del sistema jurídico, especialmente la interpretación e integración de éste. Funciones realizadas con mayor efectividad, en comparación con otras fuentes del derecho, gracias a algunas de sus cualidades: colaboración en la concreción de la ley; agilidad reguladora; posibilidad de crear y ajustar instituciones; y, proporcionar seguridad jurídica.

Te podría interesar: La jurisprudencia una fuente del derecho en la actualidad.

A partir de semejantes funciones y cualidades se hace notoria la necesidad de utilizar jurisprudencia dentro de los escritos jurídicos. Sin embargo, para citar los criterios no basta con copiarlos y pegarlos tal cual nos los proporciona la página web del Semanario Judicial de la Federación, situación que comienza a ser una práctica constate.

Citar adecuadamente la jurisprudencia, además de mostrar un buen estilo jurídico y formalidad en el escrito, hace más amigable la lectura para quienes abordan el texto y despierta mayor interés. Por ello, es valioso presentar el criterio del cual nos serviremos redactando un párrafo con sus datos de localización, tal como lo hacen los órganos judiciales en sus resoluciones.

Seguramente surgirá la pregunta sobre cuáles son los datos de identificación que deben integrarse en la presentación de la cita. La mejor forma de saberlos es acudir a los propios lineamientos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que si bien se refieren más a la forma de citar al pie de página de un texto académico, proporciona los datos requeridos para identificar adecuadamente tesis asiladas y jurisprudencias.

De acuerdo con los criterios y modelos establecido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el orden de los elementos, que deberán estar separados por coma, es el siguiente:

Numero de tesis, publicación (Semanario Judicial…), sección o complemento (Apéndice, Boletín…), época (con altas iniciales), tomo (bajas, abreviado), fecha, página (abreviado, con bajas).

Una vez determinados los datos de identificación necesarios, la presentación puede realizarse fácilmente. A partir de aquí todo depende del estilo de  redacción de cada quien, es decir, no hay una forma específica para redactar la presentación.

Para establecer algunos ejemplos con la finalidad de clarificar más la forma de hacerlo mostramos lo siguiente:

Ejemplo 1:

Sirve de apoyo la jurisprudencia 1a./J. 28/2016 emitida por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, visible en la página 546 del Semanario Judicial de la Federación y su gaceta, t. I, Décima Época, de junio de 2016, de rubro y texto siguiente:

PRESUNCIÓN DE INOCENCIA COMO ESTÁNDAR DE PRUEBA. CONDICIONES PARA ESTIMAR QUE EXISTE PRUEBA DE CARGO SUFICIENTE PARA DESVIRTUARLA. Para poder considerar que hay prueba de cargo suficiente para enervar la presunción de inocencia, el juez debe cerciorarse de que las pruebas de cargo desvirtúen la hipótesis de inocencia efectivamente alegada por la defensa en el juicio y, al mismo tiempo, en el caso de que existan, debe descartarse que las pruebas de descargo o contraindicios den lugar a una duda razonable sobre la hipótesis de culpabilidad sustentada por la parte acusadora.

….

Ejemplo 2:

También se invoca la jurisprudencia emitida por el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de número P./J. 12/2016, consultable en la página 9 del Semanario Judicial de la Federación y su gaceta, Décima Época, t. I, septiembre de 2016, de rubro y texto siguientes:

ESTADO CIVIL. PUEDE HABER DISTINCIONES ENTRE LOS DIFERENTES ESTADOS CIVILES SIEMPRE QUE LA DISTINCIÓN NO SEA DISCRIMINATORIA. Si bien pueden existir distinciones en los derechos y obligaciones entre los diferentes estados civiles, corresponderá en cada caso específico determinar si las distinciones realizadas son o no discriminatorias. Así, por ejemplo, sería razonable que una legislación local prevea distintos tipos de regímenes patrimoniales entre matrimonio y concubinato, o que las formalidades para entrar en o terminar uno u otro estado civil varíen. En todo caso, las distinciones en los derechos y obligaciones realizadas en la ley para los diferentes estados civiles deben ser analizadas casuísticamente para determinar si las diferencias se basan en categorías sospechosas y si aquéllas tienen justificación constitucional.

Ejemplo 3:

Al caso se cita en apoyo el criterio emitido por el Poder Judicial de la Federación, consultable la Tesis XVII.2o.P.A.19 P, localizable en la página 2534 en la Gaceta del Semanario Judicial de la Federación, Décima Época, t. IV, de mayo de 2016, de rubro y texto siguiente:

ALEGATOS DE APERTURA Y DE CLAUSURA DEL MINISTERIO PÚBLICO. EL HECHO DE QUE ÉSTE LOS LEA EN LA ETAPA DE DEBATE DE JUICIO ORAL, AUNQUE IMPLICA UNA VIOLACIÓN AL PRINCIPIO DE ORALIDAD, ES UNA CUESTIÓN QUE NO TRASCIENDE AL RESULTADO DEL FALLO (NUEVO SISTEMA DE JUSTICIA PENAL ACUSATORIO EN EL ESTADO DE CHIHUAHUA).

En el nuevo sistema de justicia penal acusatorio en el Estado de Chihuahua, el hecho de que el Ministerio Público lea sus alegatos de apertura y de clausura en la etapa de debate de juicio oral, aunque implica una violación al principio de oralidad, es una cuestión que no trasciende al resultado del fallo, pues de cualquier manera, la representación social puso en conocimiento de su contraparte esos argumentos y la autoridad judicial que presidió la audiencia de debate, escuchó a las partes y dio oportunidad a la defensa y al imputado para que formularan sus respectivos alegatos, a efecto de que pudieran duplicar los expuestos por el Ministerio Público; por lo que, en todo caso, el defensor estaba en aptitud de solicitar al juzgador que moderara el desarrollo de los alegatos; de ahí que la lectura de los argumentos de la representación social no transcendió al resultado del fallo, por no causarse perjuicio a la defensa, ya que se respetaron las formalidades esenciales del procedimiento.

Biliografía

La jurisprudencia. Su integración, 2a. ed., México, SCJN, 2006.

A %d blogueros les gusta esto: